Información general

Productores alertan que la suba en los alimentos se debe a la carga impositiva y a la distorsión en la cadena

La Asociación de Productores Rurales de Marcos Juárez, por intermedio de la Confederación Rural de Argentina, difundió un estudio que realizó para alertar sobre la presión impositiva y la distorsión que sufren los alimentos durante toda la cadena productiva.

A través del estudio denominado «El problema no es el productor», la Asociación dio a conocer el porcentaje de ganancia que obtienen los productores de trigo, lácteos, carne y maíz en cada producto que llega a la mesa de los argentinos.

En este estudio, que fue realizado debido a los recientes aumentos que sufrieron muchos alimentos, la organización alertó sobre la fuerte presión impositiva y la distorsión en los precios que se aplican en los alimentos desde que los productores los comercializan hasta su llegada a las góndolas.

En el informe, se detallan las ganancias que perciben los productores rurales argentinos al momento de comercializar los alimentos, frente al precio final al que acceden los argentinos cuando compran los productos en supermercados, almacenes y carnicerías.

El estudio refleja que, por ejemplo, el kilo de pan ronda los $118, de los cuales $19 son la ganancia del productor que comercializa el trigo, mientras el resto (alrededor de $98), es la distorsión que sufre el alimento debido a las cargas impositivas que se aplican en toda la cadena de producción y comercialización.

La leche, uno de los alimentos mas importantes en la alimentación de niños y niñas, sufre una distorsión de alrededor $34, sobre la ganancia del productor de lácteos.

Lo mismo ocurre con el kilo de asado, donde la diferencia del precio que comercializa el productor frente a lo que se vende en las góndolas, es de $486 en promedio. En tanto, el kilo de polenta sufre un recargo de $141.

Frente a esto, el presidente de la Sociedad Rural de San Luis, Guillermo Pagano, manifestó su preocupación debido a «la falta de políticas que permitan el trabajo en conjunto entre productores y el Estado, para lograr una recomposición económica del sector rural y frenar los aumentos en los alimentos que sufrimos todos los argentinos».

Una solución para lograr una merma en los precios, o por lo menos que se detengan y no continúen aumentando, sería rever la carga impositiva que ese aplica desde el inicio hasta el final de la cadena productiva y de comercialización», puntualizó Pagano.

En tanto, agregó que «sería importante además, que la cadena se adecúe con los precios».

Finalmente, la máxima autoridad de la Rural puntana alertó que las últimas subas que están sufriendo los alimentos, se deben a las medidas económicas adoptadas por el gobierno nacional, como las que se aplicó en el mercado exportador de maíz.

Compartí esta información